No quieras buscar a ciegas

No quieras buscar a ciegas
el abrazo de una madre
Lo estás haciendo a hostias
No quieras escupir con la
mandíbula desencajada
sobre tu estirpe
o desnudarte
con la prisa a flor de piel
porque el duende de tu pecho
ansía florecer
como el almendro
una gélida e incompadecente
mañana de febrero
No quieras vender tu lengua
por las siete vidas del gato
No quieras tanto
pero sé qué te dejarás querer
y que serías un privilegio
para cualquiera
que sabrás hacerte desear
que necesitarás necesitar
algún día
Y necesitarás saberte deseada
cuando no quede
el más nimio rastro de baile
ni aliento
ni agua de mayo
ni deseos en una noche que
se le queda vieja al nuevo año
No despojes una margarita
sin pedirle al menos permiso
están haciendo
exactamente
lo mismo contigo
No cedas las cuencas
de tus ojos como cenicero
Mírate
Estás mordiendo el polvo
cuando podrías ser
un ave de fuego
que arrasara allá por donde
batieses tu vuelo volcánico
y te concibiesen como
la leyenda hecha mujer
y la mujer hecha incendio
Qué inestable se te hace el juego
con esa lencería fina que se agujerea
tal y como
lo hizo cada cráter de la luna que expira
Como si todas esas pequeñitas brechas
formasen la persiana al alba
de tu nacarado cuerpo
y no pudieses contener toda la luz
que emana tu piel
y se proyectase infinita en la habitación
anunciando el nuevo día haciendo de ti
un digno lugar donde amanecer
Donde amar
donde yacer
Y mientras yo sueño contigo
y todos pelean por ti
y tú ni te acuerdas de cómo
vivir porque sólo sabes
desvivirte por aquellos
que te fuerzan a rechazar
a las generaciones de mujeres fuertes
que te pertenecen
y las mismas que hacen que sea tuya la sangre y la sangre
que tus venas encauzan
te diriges al tejado más alto
de este pueblo cuando todos duermen o
procrean
o beben o se lamentan en su miseria
o miran pasmados la nevera
y tú entretanto respiras hondo como si contuvieses al instinto callado
Y tú respiras cualquiera diría que serena
como si no hubieses intentado
miles de veces retar a las malas
a cada una de tus viudas vidas
sólo por si acaso
sólo por si hacen de ese instante
tu último algo
tu último estrago
tu final acerbo trago

Ruby.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s