Padrenuestro del almuerzo

Aunque algunas veces te pensé con odio
hoy solo me quedan palabras de amor
que no tiene sentido ordenarlas
porque no puedo decírtelas
y entonces para qué demorarme en este dolor infantil tan tonto
Para qué
Si aunque crea odiarte bautizo tus manos
con preciso cuidado
con la piedad que tú me diste
con la gratitud que debo darte
Durante el tiempo que has envejecido conmigo he adoptado algunos frunces
tuyos como míos
Tengo una línea que recorre desde el final de mi nariz
hasta la comisura derecha
de mi boca
Dicen que parece un riachuelo que
se desliza ligero y arrastra todos
mis años jóvenes
a un océano desvinculado de
la tierra que me sostiene la misma que sostengo
He intentado vaciarme
expurgar el error de mi garganta
matar las alimañas que corroen mi estómago
atrapar las moscas con los dedos
desenterrar las pulgas de esta piel usada
He intentado quitar tu nombre de mi sangre
el odio huele a cerezas

y sabe a mierda
Por eso he aprendido a reconciliarme con las montañas de las que me hablabas con los pájaros que anuncian la mañana con el mar un domingo con el color blanco y las vírgenes del pueblo con las sábanas limpias con el proceso de erosión mineral
con mi identidad y mis orígenes
Aunque algunas veces te pensé con odio
solo me quedan palabras de amor
porque sé que has tocado fondo tantas veces como barcos hundidos en el Pacífico
que has nacido muerto de miedo
porque yo lo hice exactamente de la misma forma que tú
que huyes de la oxidación de los alambres que machacan tu cerebro
que nunca pudiste decir adiós a tu madre
que huyes y tras tu rastro sigue el mío
yo estuve ahí
pero tú nunca te diste la vuelta
y pensé te odio como nunca
te odio ahora y siempre
Aunque creas que yo creo que un halo de espesa niebla turbante te rodea la cara a prueba del espeso dolor de un modo enigmático y místico y todo lo demás
yo sé que es humedad
Que has estado perdido en el mar miles de veces buscando fuerzas para decir adiós para siempre a la vida mientras yo necia y niña te buscaba en el revés de todas tus camisas
Que estás empapado desnudo tiritando y hace frío en la oscuridad eterna
Justo por eso solo me quedan palabras de amor que no puedo
decirte mientras cierras los ojos y bendices la mesa

Ruby

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s