Parto

Parecía que todo esto iba a desaparecer como un sueño largo similar a la infancia interrumpido violentamente por un machete lleno de la cal de las alcantarillas por donde vertí mis primeros besos […]
este delirio tan real cuidado hasta el detalle
Algunas veces pensé este pintoresco escenario de pueblo siempre anclado al mar pero que levita en el espacio donde no cabe el miedo ni la esperanza, este pueblo casado con el viento que cuanto más se hunde en el pozo de las vacas muertas más brilla más asciende al centro de la tierra con un fulgor misterioso tan lleno de vida que podría confundirse con un trazo de la inmensidad de la muerte,
este pueblo maldito acabará siendo engullido por su propia fuerza gravitatoria
Y luego de especular en Bolsa apostar en los hipódromos, luego de perder dinero y llorar por ganarlo y gastarlo para comprar más tabaco y todo sea ganar y fingir que aquel es tu sitio, esto de comprar acciones
todo es ridículo
Un día te acordarás de la mantequilla, de la nariz húmeda de los canes, de tus dioses, de la floristería y la bisutería y la panadería y de todos los sitios donde una vez te quisieron.
Pero tú querrás saborear la china imperial, probar el basmati, la dolce passione el adiós de los aborígenes, destrozarte en la costa Este de California, querrás colocarte en la aureola boreal, repetir merci hasta desvirtuar la palabra de su sentido y repetirte que esta soledad a la que has acostumbrado a tu cuerpo es una silenciosa declaración de amor al mundo pero lo cierto es que es un acto de individualismo como el suicidio pasivo sin embargo tardarás tanto en darte cuenta que volver parecería un desesperado acto de supervivencia por rescatar un ápice de algo puro en ti, en los sitios donde creciste y te hicieron suya sin tú saberlo.
Este lugar que es extraño y es auténtico desafía las leyes de la Física las vulnera todas, este lugar del que reniegas te ama, no conozco otra verdad sino esta, no me interesa otra mitología ni fábula ni religión sino este parque, clavado, esperándote trescientos años, solo para que regreses con la certeza de que nace por ti y de cierto modo tú por él en cada momento en el que averiguas sin querer que este lugar es más bien tiempo, es más bien un ciclo, que no es de tierra ni de mar de nada sino de un campo de girasoles dirigiéndose a un mismo punto de luz oxidada en un espacio que se comprime y comprime hasta el parto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s